Nuevo tratamiento para DMAE Húmeda

Braquiterapia Epiretinal – Nuevo Tratamiento para DMAE Un tratamiento eficaz, rápido y cómodo. Una nueva terapia combinada consistente en la aplicación selectiva e intraocular de radiación beta y en la inyección de un fármaco antiangiogénico, que no sólo frena el avance de la enfermedad, sino que además promete mejorar la visión de los pacientes mediante un único procedimiento quirúrgico. Este nuevo tratamiento consiste en una radiación “inteligente” sobre la mácula para tratar los neovasos que aparecen con la DMAE húmeda o exudativa. Esta betairradicación epiretinal o braquiterapia, ideada por el Dr. Eugene de Juan, se realiza desde dentro del globo ocular. La radiación de la mácula se realiza directamente sobre los vasos con filtraciones en un área de 3mm de profundidad y 5,4mm de diámetro, lo que provoca un efecto muy focal, parecido al láser. El objetivo es curar sin lesionar, depositando selectivamente la energía ionizante. Se trata del método más selectivo y efectivo de los desarrollados hasta ahora, ya que ataca sólo a las células perjudicadas por la patología. El sistema Vidion, fabricado por la empresa Neovista, es el equipo diseñado para aplicar la radiación beta. El sistema dispone ya del marcado CE, la autorización definitiva de la UE para ser comercializado. Para llegar a este reconocimiento se han puesto en marcha varios ensayos clínicos (unos concluidos y otros en curso): NVI-068 y NVI-111 – con el objetivo de determinar la dosis apropiada y demostrar la seguridad. Rosé – estudio sobre la viabilidad del tratamiento en pacientes que no responden al tratamiento con anti-VEGF. Meritage – estudio sobre pacientes que requieren tratamiento crónico con los medicamentos anti-VEGF. Merlot – estudio post-comercialización en el Reino Unido para comparar el tratamiento por braquiterapia epiretinal y el tratamiento con anti-VEGF (Lucentis). Cabernet – estudio multicéntrico internacional para evaluar de forma definitiva la eficacia del tratamiento. Se realiza simultáneamente en 40 centros (IMO, Barcelona), con 495 pacientes y con un seguimiento de 3 años. Estos ensayos clínicos han demostrado que los pacientes experimentan una gran mejoría. El edema desaparece después del tratamiento y así se mantiene durante el periodo estudiado. La recuperación es indolora e inmediata y el paciente puede hacer vida normal pasadas 48 horas.
facebook google twiter linkedin linkedin linkedin linkedin linkedin